martes, 14 de octubre de 2008

ENCUENTRO CON EL CABALLERO GAUCHO (Primera Parte)


Martes 30 de septiembre del 2008:

(Aqui la primera parte de un compartir espontaneo con Don Luis Ramirez, donde me cuenta sobretodo sus experiencias misticas, y refleja su inmensa fe en Dios. En la entrevista se escucha su nietecita y la voz de su mujer)

PRIMERA PARTE ENTREVISTA CABALLERO GAUCHO. MP3



SEGUNDA MINIPARTE ENTREVISTA CABALLERO GAUCHO



Un bello y tibio sol calienta la ciudad de Pereira y la Perla del Otún es aparentemente más acogedora, apacible y bella en esta jornada. Son las 10 y 21 de la mañana y me dirijo a la Terminal de Transportes. Afuera estacionan los buses intermunicipales que conducen la gente hasta el vecino y cercano municipio de La Virginia.

Luego de una corta espera, arriba el bus, monto y pago un pasaje irrisorio de 1300 pesos que me posibilitará hacer un recorrido de aproximadamente 30 kms hasta el pueblo donde tendré un anhelado y soñado encuentro albergado en mí después de tantos años.

El bus arranca, no está totalmente lleno, mis compañeros de pasaje de todas las edades se comportan bien. No se oyen gritos, ni malas palabras, no hay tensión, afanes, stress.

El viaje transcurre en mucha calma. A mi lado va un hombre grueso, de raza negra, afable y abierto. Con él intercambio algunas palabras y entre lo que me cuenta, recuerdo que me dice no ser de esa región y que se dirige a la Virginia por razones de trabajo. Mientras , observo a través de la ventana un abigarrado y hermoso paisaje a la vez que confirmo que el clima acá es más caliente que en la misma capital de Risaralda. Este pueblo queda sobre la via que conduce al Valle, expresamente a Cartago. Pasamos por Cerritos y luego nos desviamos hacia La Virginia.

A lado y lado de la carretera, mientras el automotor avanza velozmente , alcanzo a ver de manera fugaz gran cantidad de piñas amontonadas que se ofrecen en venta. Me cercioro gracias a mi acompañante que esta es una tierra rica en la producción de las ananás como un Barbosa (Antioquia) y una Lebrija (Santander).

Después de casi una hora de viaje, pues el reloj de mi celular me indica que son las 11 y 15, desciendo del bus en un paraje que calculo es el centro del pueblo.
Cerca diviso un parque y una Iglesia, que después corroboraré , es la única parroquia municipal. Un muchacho tiene una especie de carreta de madera grande , cubierta por una especie de tablón o mesa , sobre la cual ofrece dulces, cigarrillos, etc. Me acerco , lo saludo y le pregunto de una si sabe dónde está ubicada la casa de Don Luis Ramírez. Antes de que me diga cuál Luis y con el ánimo de ganar tiempo, agrego con rapidez:”El caballero Gaucho”…
Si, me responde, mas inmediatamente se dirige a un amigo que está dentro de unas cabinas telefónicas ubicadas al frente de su improvisado carro de ventas:
-Julio…Dónde es que es la casa del Caballero Gaucho?
El otro chico percatándose que soy yo el interesado se dirige a mí:
- Usted se va derecho de acá hasta el parque que se ve allá, después coge hacia la derecha, sube dos cuadras y voltea la esquina, ahí hay una casa adornada con piedra, ahí es…

Asimilando rápidamente las instrucciones, les agradezco y sigo en mi búsqueda.
Llego al Parque y en uno de sus costados veo un supermercado. Pienso que he de llevarle un presente a mi personaje y sin dudarlo, me decido por adquirir un licor y unas galletas.
En la sección de licores no hay mucha variedad, aparte del vino cherrynol, unos cuantos vinos y una sola botella de piña colada. Se me ocurre que la piña colada es apropiada como regalo, pero la observo y detallo bien, busco una fecha de vencimiento, y mi ignorancia a cerca de los licores y su conservación, me hacen dudar, amén de que la botella estaba empolvada y con su etiqueta semirasgada.
No, mejor me decido por un vino, el más carito y adjunto a este unas galletas dulces.
Pago a la cajera y para confirmar la información acerca de la ubicación exacta de mi personaje (no es por dármelas de que soy conocido del ídolo del pueblo y que voy a visitarlo…no) le pregunto dónde queda al casa del ilustre cantautor…La información de coordenadas simples coincide y me digo dentro de mí que acá no hay perdedero.
Salgo del recinto,avanzo, el sol se hace más fuerte. En el parque, alrededor de la Iglesia se ve harta gente. Sigo las instrucciones y me adentro por una calle más bien tranquila. De una pequeña cantina fonda, salen unos versos cantados del “caballero Gaucho” e inmediatamente trato de identificar la canción, pero mi memoria no da con el título…Más tarde en la conversación con el propio Don Luis me daría cuenta que es “Ramito de flores”, donde un huérfano sostiene una conversación con el sepulturero, reclamando por qué le han robado el sitio donde estaba enterrada su madre, a quien han desplazado, para sepultar allí un hombre rico.


Me emociono una vez más pensando que muy pronto tendré frente a mí ese hombre que desde mi más tierna infancia me arrulló con su música, y que amenizó y acompañó muchos momentos de mi existencia. A mi abuelo materno, a mi papá y sobre todo a algunos tíos maternos , esas tonadas les fascinaba. Mi padre tenía en su amplia discoteca de acetatos negros, propios de la época cinco long plays (que así se llamaba de él). Esos discos los había producido La Compañía Fuentes de Medellín con sellos blancos y recuerdo mi papá y yo posteriormente los pondría sobre un “equipo de sonido” ensamblado en madera y de marca SHARP. Aquel aparatejo duró muchos años en casa, despúes derruido por el peso de los años y desplazado por otro aparato más moderno, terminó como era de esperarse en la basura.

Mientras camino, como muchas otras ocasiones, en mi cabeza resuenan sus canciones o más bien fragmentos de una y otra tonada gaucha, quizás las que más consciente e inconscientemente me han impactado o tramado.
Por fin llego ante la puerta de mi ídolo terrenal, toco la puerta la primera vez y escucho al interior un perro que ladra…No hay mucha demora y escucho también la voz de una mujer. Ella es quien me abre la puerta. Saludo, me presento y me dice Esperanza , que así es como se llama, que me estaban esperando.
-¿Cómo está?
-Muy bien gracias
-Siga Padre, siéntese que ya viene mi esposo, está en la parte de atrás…
-Gracias
-Qué quiere tomar? Un tintico, juguito, mientras el almuerzo.
-Un vasito de agua por favor- le digo- a la vez que le entrego “mi traido”.
-Padre, no debió molestarse…qué pena…
-No, es con mucho gusto.
La señora de mediana edad, de contextura delgada y de bello rostro es la esposa y compañera de Don Luis Angel Ramírez Saldarriaga. Percibo que anda muy “atareada” con el almuerzo, respondiendo llamadas constantes del teléfono, atendiendo a la puerta.
Ella va a la cocina para traerme el vasito de agua. Mientras yo me levanto de mi aposento y me detendo a mirar todos los álbumes del artista que penden de la pared del costado derecho de la sala. Cuento más de 50 longs plays y unos cinco CDs. Hurgo con mi mirada e identidico aquellos álbumes que estaban en mi casa y que  mi papá, mi abuelo y yo escuchábamos regularmente…Todos los cinco están entre aquella colección y recuerdo que los discos de mi padre deben estar archivados aun en un algún rincòn de la emisora comunitaria de mi pueblo, donde dieron muchas vueltas sobre un viejo tocadiscos antes de ser relegados definitivamente al cuarto de San Alejo...Pero con todo han servido de referencia para adquirir esta bella musica en los nuevos formatos de CD y DVD.
TERCERA PARTE ENTREVISTA CABALLERO GAUCHO



CUARTA PARTE ENTREVISTA AL CABALLERO GAUCHO




(Continuará)

2 comentarios:

  1. me encanta de verdad que las cosas que publicas las viviste, me encantaría poder comunicarme contigo yo también soy de MARQUETALIA ya he leído dos de tus artículos incluyendo al del caballero gaucho que por cierto soy joven pero la música de el me gusta mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Viviana, gracias por tu comentario y estímulo, me alegra saber que te agrada mi sitio...Claro que a mi también me gustaría comunicarme contigo, perdona la demora en la comnicaicon...mi correo es gadabay@yahoo.fr y el tuyo?

      Eliminar

Gracias por haber visitado mi blog, espero tus comentarios, reacciones y que continúes brindándome ideas y sugerencias para mejorarlo.
Gustavo Quiceno